Rémy: “No me rindo jamás”

No dejó de resultar enigmático que el talentoso Loïc Rémy abandonara el Olympique de Marsella el pasado mes de enero con destino al Queens Park Rangers. Es verdad que su balance de un gol en 12 partidos de la Ligue 1 esta temporada había suscitado cuestionamientos, pese a que el internacional galo —18 partidos y cuatro goles con los Bleus— tenía la disculpa de las lesiones. Pero su decisión de marcharse de un club que luchaba por el título en Francia a un equipo de la cola del pelotón en la Premier League no fue muy bien entendida en su país. Ahora bien, a Rémy le han bastado unas pocas semanas en casa de los Hoops para disipar cualquier duda en torno a su potencial.

Porque el internacional francés ha eclosionado en Inglaterra. Aunque sus cinco goles en 10 partidos no le han servido al QPR para evitar el descenso, Rémy sí pudo, a fuerza de eficacia y brillantez, regresar el pasado marzo a la selección de Francia, de donde no le llamaban desde noviembre de 2011. “Ese regreso se debe en cierta medida a que ha vuelto a ser un jugador en activo”, explicó el seleccionador Didier Deschamps, para a continuación aclarar: “Lo conozco bien, lo he entrenado varias temporadas”. fifa se ha entrevistado con el delantero martiniqués de los Rangers para sondearle sobre su retorno a la élite.

Señor Rémy, ¿se arrepiente de haber cambiado la lucha por el título de la Ligue 1 con el Marsella por una batalla por la permanencia con el QPR?
Me alegro mucho por el Marsella. Estoy muy contento de ver que mis antiguos compañeros compiten por las primeras plazas. Van muy adelantados en la carrera por meterse en la próxima Liga de Campeones. Para serle franco, dada la calidad del grupo, no me sorprende verles jugar a tan alto nivel. En cuanto a mí, puedo decir que me fui para asumir otro desafío. Yo sabía que mi decisión era delicada en principio, pero fiché por el QPR para dar lo máximo. Mi objetivo era no tener nada que lamentar al final de la temporada. Y ahora no lamento haber venido. Me siento muy feliz en Inglaterra. He descubierto un campeonato en el que siempre he querido jugar. No tengo remordimientos.

¿Qué piensa de las actuaciones del QPR desde su llegada al club? ¿Y qué opina de las suyas propias?
Hemos atravesado algunos altibajos. Podríamos y deberíamos haber gestionado mejor algunas situaciones. Ha habido partidos que teníamos prácticamente ganados y que nos dejamos empatar en los instantes finales. Eso es lo que me da un poco de rabia, porque sé que hay muchísima calidad en nuestro equipo. Teníamos los medios para haberlo hecho muy bien…

¿Cree que sus cualidades se ajustan bien a los requisitos de la Premier League?
Ésa es al menos la impresión que yo tengo. Es un campeonato en el que hay menos tiempo para pensar. Hay más presión, más contacto. En contrapartida, hay más espacios. Para el tipo de jugador que yo soy, es una delicia. Hay profundidad, y a mí eso me encanta. Tengo la sensación de que es el campeonato ideal.

El QPR es un gran club, con una afición maravillosa y una rica historia. El elenco actual está compuesto por figuras de la talla de Júlio César, Christopher Samba, Shaun Wright Phillips, Esteban Granero o usted mismo. ¿Por qué cree que esta temporada ha sido tan compleja?
Es difícil de saber. Cuando yo llegué, el club ya estaba en dificultades. Pero hay muchas variables que intervienen en este tipo de circunstancias. Yo no me siento capacitado para analizarlas. No sé, por ejemplo, lo que pasó antes de mi llegada con el anterior entrenador, ni cuál era la mentalidad de los jugadores. ¿El espíritu de equipo era el adecuado? En todo caso, es verdad que la posición actual del club es difícil de entender a la vista de la calidad del combinado. Hay muchos grandes futbolistas que han jugado en clubes punteros y han participado en las mejores competiciones europeas.

Ahora que ya no desempeña su oficio en Francia, ¿se atreve a confesar por cuál de los equipos en los que ha jugado —Lyon, Lens, Niza y Marsella— siente más apego?
Yo crecí en Lyon, allí me formé, allí vive toda mi familia, y allí firmé mi primer contrato profesional. ¡Echo de menos Lyon! Pero también Lens: aunque no haya pasado más que seis meses en esa casa, guardo un recuerdo estupendo. Además, mi traspaso al QPR fue muy similar al que me condujo al Lens hace cinco años. Fue exactamente la misma tesitura. Cambié el Lyon, que competía por los primeros puestos de la Ligue 1, por el Lens, un equipo que estaba en apuros. De los cuatro clubes por los que he pasado, esos dos son los que más huella me han dejado.

En el examen médico que le realizaron en Marsella, le detectaron un problema en el corazón que podría haber significado el fin de su carrera. ¿Cómo se sintió al respecto?
En retrospectiva, puedo decir que viví ese episodio con bastante serenidad. Estuve en contacto permanente con los médicos. Ahora lo veo como una mera falsa alarma. Se habló mucho del tema en la prensa, se le dedicó una enorme atención… Yo sabía que mi corazón era un poco más grande de lo normal; era consciente de mi problema; no es que fuera una primicia. A muchos jugadores les pasa lo mismo. No sé si fue porque cundió la preocupación o porque se trataba del Marsella, pero el caso es que el asunto se exageró una barbaridad. Al contrario de lo que se publicó, aquello no fue algo que me frenara o me enfriara en mi rendimiento. Es verdad que, cuando hay que tomar una decisión en 48 horas, suelen producirse momentos de duda. Pero una vez resuelta la cuestión, yo no volví a pensar más en el tema.

Entonces aquel episodio no influyó para nada en el jugador que es usted hoy…
Desde luego que mis problemas cardiacos no me han convertido en el luchador nato que soy en la vida. Yo ya era así antes de todo ese revuelo, aunque tal vez inconscientemente eso me ayude ahora a batirme con más garra todavía en las situaciones difíciles. En tales momentos, actúo sin vacilar. No me rindo jamás. Estoy convencido de que, si no se ceja en el esfuerzo, la tendencia termina siempre por invertirse.

¿Cuáles son las principales diferencias entre la Premier League y la Ligue 1?
Son dos campeonatos muy distintos. En Francia hay menos contacto. También lo hay, es cierto, pero digamos que es menos intenso que en Inglaterra. ¡Aquí la gente no se anda en contemplaciones! Es muy diferente. En la Ligue 1, se tiende a hacer un fútbol más estructurado, más organizado. En Inglaterra, se corren más riesgos, los jugadores son más atrevidos, y en consecuencia se crean más espacios. Por eso se ven tantos goles en la Premier.

Díganos la verdad, ¿le sorprendió su reciente convocatoria a la selección, un año después de su último partido con los Bleus?
“Sorprender” no es la palabra. En cualquier caso, siempre es un gran placer recibir esa llamada. Es verdad que el equipo ya estaba hecho, que había un grupo bien definido desde hace unos cuantos meses, pero yo nunca dejé de darle vueltas a mi deseo de regresar a la selección. Y he puesto los medios para alcanzar ese objetivo. Al fin y al cabo, mi convocatoria me parece legítima. Me ha llegado cuando estoy recuperando la plena posesión de mis facultades. En el Marsella no pude disfrutar de muchos minutos de juego. Aquí he tenido la suerte de poder volver a jugar, de recobrar mis fuerzas, y sobre todo de marcar goles. El seleccionador quiere jugadores efectivos en las respectivas demarcaciones y yo creo que he cumplido esa condición.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>